3 cosas que necesitas saber antes de utilizar la sauna, el baño turco o el jacuzzi en verano

Cuando la época de calor se acerca, un error común es que este tipo de tratamientos de spa no son necesarios. Sin embargo, los beneficios científicos de sus características a la hora de sentirse bien se demuestran que funcionan todo el año.

Muchas personas evitan tratamientos en el Spa como la sauna, el baño turco o el jacuzzi en verano. La exposición regular a la sauna y al baño turco húmedo disminuye la presión arterial, relaja los músculos, alivia el estrés, elimina las toxinas y limpia la piel. También mejora la tolerancia de tu cuerpo al calor - perfecto para un clima más cálido. Esto es lo que necesitas saber para disfrutar de los beneficios de estos tratamientos de desintoxicación este verano:


1.Mantente hidratado

Una de las cosas más importantes que debes tener en cuenta cuando se utiliza una sauna o el baño turco es la de mantenerte hidratado. Cuando llega el verano, este hecho es todavía más importante, ya que es probable que pierdas el doble de sudor que de costumbre. Aunque los niveles de hidratación de cada persona son distintos, trata de beber por lo menos tres vasos de agua antes, durante y después de tu sesión en el spa. Es posible que incluso quieras beber agua de coco, o agregar una pizca de sal y miel, para reemplazar los electrolitos perdidos a través de la sudoración.

Cuando se utiliza un jacuzzi, el agua potable es muy importante. Los efectos del ejercicio - aumento de la circulación, el flujo sanguíneo y la frecuencia cardíaca - están presentes en un jacuzzi, lo que significa que debe aumentar tu ingesta de líquidos para adaptarte.


2.Date una ducha antes y después

Dúchate siempre antes de utilizar una sauna, un baño turco o un jacuzzi. Si utilizas loción solar, asegúrate de que tu piel está completamente limpia para evitar una acumulación en el agua del jacuzzi y también que se derrita en las instalaciones de la sauna y la sala de vapor. Cubrir la piel con lociones y aceites tampoco ayuda a que las toxinas salgan de los poros cuando la sangre corre por la superficie de tu cuerpo en una sauna o en un baño turco.

Sumergirte en agua fría después es la mejor manera de cerrar los poros y permitirle a la sangre que vuelva a tus órganos centrales. En Finlandia, las saunas se colocan a menudo en la orilla del lago - perfecto para disfrutar de un baño refrescante en las aguas frescas después de una limpieza profunda durante el verano.


3.Limita el tiempo de tu spa

El tiempo adecuado para disfrutar de una sauna, baño de vapor o jacuzzi es de 15 a 20 minutos. Utiliza un temporizador y refréscate cuando lo necesites, después vuelve a entrar si quieres seguir más tiempo en el spa. Es importante esperar que tu cuerpo deje de sudar antes de volver a entrar. Si empiezas a sentirte débil, con náuseas o mareos, sal de las instalaciones inmediatamente. Un aumento de la frecuencia cardíaca de hasta el 30% se considera normal, pero si se acelera significativamente, esto es señal que necesitas salir de la sauna, de la sala de vapor o del jacuzzi de inmediato. Tu sesión sólo debe durar el tiempo que te siente bien.

Las saunas, los baños turcos y los jacuzzis son muy beneficiosos para la salud y la belleza. Disfrútalos de manera correcta con estos tres grandes consejos y brillarás tanto por dentro como por fuera durante todo el verano.


Categoría Etiquetas