3 nuevos hábitos realistas para hacer de este 2018 tu mejor año

Come bien, siéntete bien, muévete más. No sucede de la noche a la mañana, así que empieza lentamente con estos tres objetivos realistas para el primer mes de 2018.

El uno de enero es un día difícil para mucha gente. Es posible que te sientas un poco empachado, con resaca, decaído y en general, poco saludable después de las vacaciones.
Si la inspiración te está fallando a la hora de cumplir con los bien intencionados propósitos que juraste la noche anterior, no te preocupes. Es completamente normal: lo que realmente importa es lo que haces con esos pensamientos culpables y negativos y enfocarte en lo que quieres conseguir realmente.

Vivir bien, sentirse bien y comer bien no ocurre de un día para otro. Tenemos que ser realistas en los objetivos que nos fijamos: pasar de grandes cantidades de azúcar y alcohol a las clases de spinning y a las ensaladas de aguacate no va a funcionar.
Si lo haces demasiado rápido y de manera radical, será un desastre. Así que no seas demasiado duro contigo mismo. Comienza lentamente, incorporando estos tres cambios positivos en tu vida hasta que se conviertan en nuevos hábitos felices, saludables y naturales:


1.Fomenta la mentalidad del "muévete más"

Cualquiera puede hacer que el ejercicio sea parte de su estilo de vida. Pero la parte más importante de tu cuerpo que necesita enfocarse primero no es su barriga ni glúteos ni muslos... es tu cerebro.
Empieza el día con la intención de moverte más y haz pequeños recordatorios durante el día. Bájate del autobús un poco antes y camina el resto del viaje a casa. Sube por las escaleras, no en ascensor. Acércate a tus compañeros para hablar con ellos en lugar de enviarles un correo electrónico.
Lentamente, programa el ejercicio en tu rutina diaria, pero no te presiones. Camina a marcha rápida, trota, nada, apúntate a una clase del gimnasio en la que disfrutes. Encuentra una rutina de ejercicios que te guste y las excusas desaparecerán de tu cabeza.


2.Aliméntate de la manera más natural que puedas

Prepararte la comida desde cero no siempre es realista, pero existen pasos que puedes seguir para limitar los alimentos procesados. Céntrate en las verduras frescas, frutas, pescado, aves de corral, carne alimentada con pasto (la menos producida en serie, cualquier cosa cultivada en granjas fábrica, mejor), los cereales (el arroz integral, la quinoa y el cuscús son muy rápidos de cocinar), los frutos secos, las semillas, las legumbres y las judías.

Para los nuevos hábitos de enero, intenta cocinar tus propias sopas, curris, guisos calientes y ensaladas, son el antídoto perfecto después de los excesos de las vacaciones. Introducir los licuados en tu dieta puede hacer que te sientas lleno de energía rápidamente, especialmente si tu digestión es un poco lenta después de Navidad y Año Nuevo.
Además de la ingesta de alimentos, asegúrate de que bebes tres litros de agua al día. Te ayudará beber un vaso cada hora.


3.Ordena tu sueño

Si el propósito de año nuevo es perder peso pero sudar y los batidos diarios no funcionan, es porque te está perdiendo una pieza vital del rompecabezas. Estas menospreciando el valor que tiene el sueño para tu estado físico, tu salud, tu mente y tu vida entera.
Piénsalo: si estás cansado, tienes más tendencia a consumir más cafeína o aumentar el azúcar. Eso es porque el sueño activa la hormona del hambre. Dormir restablece el reloj de tu cuerpo, le da tiempo a tu cerebro a asimilar los acontecimientos del día y te prepara para un buen día, saludable y productivo.

Un nuevo hábito que debes incluir definitivamente en tu rutina este 2018 es probar una de nuestras Xpress Classes. Son rápidas, eficientes y sobre todo divertidas.
Haz click aquí para saber más.

Categoría Etiquetas