6 consejos para convertirte en mejor corredor

¿Quieres ser mejor runner? Prueba estos 6 consejos para un entrenamiento más potente, a prueba de lesiones:

Correr, descansar, repetir. Pero, ¿qué hay sobre mejorar el entrenamiento? Si quieres sacarle más rendimiento al running, la utilización de nuevas técnicas puede ayudarte de verdad a ir a por el quilómetro extra. Si estás entrenando para una media maratón o simplemente estás empezando, domina tu rutina de entrenamiento con estos consejos simples pero eficaces:

1.Aumenta la velocidad

Cuando corres, el cerebro se comunica con los músculos y te ayuda a ejercitarte de manera más eficiente. Un entrenamiento más rápido hace que tus músculos se contraigan más rápidos y mejor y explica por qué los corredores se cansan menos con la experiencia. Para aumentar el ritmo de tu entrenamiento sin excederte, prueba con el entrenamiento por intervalos - esprintando de 60 a 90 segundos y disminuyendo el ritmo durante cinco minutos. Repítelo 10 veces y comprueba cómo tu entrenamiento mejora.

2.Corre por montaña

No es fácil, pero correr por la montaña es una gran manera de aumentar el nivel de tu entrenamiento. Quemas calorías, previenes enfermedades y desafías a tu cuerpo para procesar el ácido láctico - que es crucial para mejorar en velocidad. No sólo te lo agradecerán los glúteos, sino que si entrenas habitualmente por la montaña aumentarás tu resistencia a la hora de correr, eso significa que llegarás al punto más alto en pocos segundos.

Recomendación: Combina tu próxima sesión de montaña corriendo también en bajada. Hazlo a trote – levanta los talones rápidamente y realiza zancadas cortas y rápidas para evitar sacudidas en las articulaciones.

3.Aliméntate correctamente

Convertirse en mejor corredor puede ser tan simple como renovar tus hábitos alimenticios. Céntrate en carbohidratos fáciles de digerir que son bajos en fibra y grasa. Si haces una tirada larga de 90 minutos, prueba con un batido, un plátano (o mantequilla de maní) con tostadas, o copos de avena con miel. Es hora de hacerlo bien - es mejor comer al menos una hora antes de salir. Después del entrenamiento, toma una merienda rica en proteínas, alrededor de 20 minutos después, para reparar el tejido muscular y reponer tu energía con algunos carbohidratos saludables.


4.Calienta adecuadamente

Desatender tu rutina de enfriamiento puede provocarte lesiones y realmente bloquear tu entrenamiento. Dedica cinco minutos al final de una carrera para estirar tus cuádriceps, isquiotibiales, caderas y glúteos. Aumentará tu flexibilidad rellenando los músculos con sangre y oxígeno, relajando la mente y eliminando toxinas, desprendiéndote de todo ese ácido láctico y dejando tu cuerpo listo para una sesión todavía mejor la próxima vez.


Sugerencia: Un calentamiento adecuado es tan importante como la recuperación. En lugar de un estiramiento estático, comienza cada carrera caminando y trotando durante unos 10 minutos.

5.Evita las zancadas grandes

No hagas zancadas demasiado grandes – puedes sufrir un impacto demasiado fuerte en la pierna y sufrir lesiones. En su lugar, realiza pasos cortos y rápidos con los que apenas toques el suelo. Qué parte del pie golpee el suelo primero depende de lo que te haga sentir mejor - talón, mediopie y antepie, cualquiera es correcto. El punto más importante es asegurarse de que tu pie aterriza directamente debajo del cuerpo, en lugar de delante de él.


6.Encuentra la forma perfecta

Una gran técnica implica un mejor entrenamiento. Asegúrate de mantenerte recto, alineado con las orejas, los hombros y las caderas. Imagina una cuerda atada a la parte superior de tu cabeza, como si alguien tirara de ella hacia el cielo. Una vez que tengas una postura recta, tu cuerpo se inclinará ligeramente de manera natural hacia adelante desde los tobillos. Concéntrate en los aspectos claves de la forma y cosecharás sus recompensas al correr.

Categoría Etiquetas