7 hábitos diarios para ayudarte a perder peso sin proponértelo

Olvídate de las dietas de moda que prometen deshacerse de la grasa en pocos días, contando cada caloría que ingieres o con una sobredosis de sesiones en el gimnasio.

Cuando se trata de perder peso, son las pequeñas cosas que marcan la diferencia. Mientras que algunas dietas logran deshacerse de los kilos de una manera muy rápida, otras resultan imposibles de mantener y el peso vuelve pronto a recuperarse.

La buena noticia es que se puede perder peso sin intentarlo, simplemente haciendo pequeños cambios cotidianos. Los estudios demuestran que se necesitan dos meses para que un nuevo hábito se vuelva automático, por lo que practicando estos cambios de estilo de vida durante un período de tiempo, poco a poco verás cómo adelgazas y serás capaz de seguir haciéndolo en un futuro inmediato.

Aquí tienes nuestros siete mejores trucos para estar más delgado sin que tengas que hacer dieta:


1.Planifícate, planifícate, planifícate!

Llegas tarde al trabajo – puedes saltarte el desayuno, olvidarte de comer y perder todas las buenas intenciones para comer bien con las prisas del día a día. Pero la planificación de tus comidas es una de las mejores cosas que puede hacer para perder peso. Si no lo planeas, no lo harás, así que prepara tu día, incluyendo lo que comerás y cuándo irás al gimnasio. Las personas que pierden peso con el tiempo se adhieren a su plan de alimentación y régimen de ejercicio consistente - todo lo que necesitas es un poco de previsión.


2.Nunca hagas la compra con hambre

Si vas a hacer la compra con el estómago vacío, no te sorprendas si vuelves a casa con productos más indulgentes y cosas que no necesitas. Haz una lista de la compra con antelación con todo lo que necesitas para la semana y síguela. Comer sano y perder peso comienza con una nevera llena de alimentos nutritivos y sanos y una despensa.


3.Come de manera consciente

Tu cerebro tarda unos 20 minutos en detectar que estás lleno. Si comes sentado, sin distracciones, y disfrutas de manera consciente de tus comidas, detectarás mejor las señales del cuerpo que te indican hambre y la sensación de estar lleno. Trata de dejar el tenedor en el plato mientras masticas los alimentos correctamente y bebe mucha agua durante tus comidas.


4.Desayuna

Hay un montón de evidencias que demuestran que desayunar puede ayudarnos a perder peso. Cuando nos saltamos el desayuno –por falta de tiempo o porque no tenemos hambre a esa hora tan temprana– estamos hambrientos a media mañana y a la hora del almuerzo. Picarás de manera irracional y acabarás empachado a la hora del té. En pocas palabras, si no desayunas, te arriesgas a un fracaso de día.


5.Cámbialo por la opción sana

Seleccionar alimentos inferiores en calorías, grasas, azucares y sal es la manera más fácil y sencilla de perder peso sin hacer dieta. Por ejemplo, cambia la leche entera por la semi, el pan blanco por el integral, los refrescos por el agua con gas, y los frutos secos salados por los que no tienen sal.


6.Reduce el tamaño del plato de la cena

Si vemos nuestro plato lleno, vemos más comida. Por lo tanto, si utilizamos un plato más pequeño, podemos engañar a nuestros ojos y al cerebro en la idea de que estamos comiendo más. ¿El resultado? Estamos satisfechos con menos comida.


7.Camina cinco minutos más

Ya sea bajando del autobús una parada antes o subiendo las escaleras en lugar de coger el ascensor, hay un montón de pequeñas cosas que puedes hacer cada día para quemar calorías que te ayudan a perder peso de una manera más rápida. Al aumentar las actividades diarias un poco más cada vez, no te sentirás abrumado aumentando tu objetivo a 30 minutos de ejercicio todos los días (que significa quemar unas 120 calorías extras cada día, por cierto).


Categoría Etiquetas