9 razones por las que no debes dejar el ejercicio este verano

¿Deberías ir al gimnasio en verano? Aquí tienes 9 razones para coger la bolsa de deporte en el periodo estival.

Con el verano en pleno apogeo, puede ser un momento ideal para ir al aire libre y entrenar al sol. Pero entre las temperaturas abrasadoras, la humedad y los insectos revoloteando con insistencia, resulta muy tentador evitar el sudor y en su lugar, relajarte con una bebida helada. En Holmes Place, creemos que la forma física es una forma de vida, lo que significa trabajar a lo largo del año, sea cual sea el clima.

Si te interesa saltarte la rutina dentro del gimnasio y relajarte bajo el sol, aquí tienes nueve razones para no holgazanear y coger la bolsa del gimnasio:

1. Resultados extra fríos. Como las temperaturas se disparan, pasar más tiempo en un gimnasio con aire acondicionado puede ser justo lo que necesitas para superar el calor. La comodidad de la temperatura del gimnasio puede ayudarte a alargar tu entrenamiento en verano y es un antídoto de bienvenida a sesiones sudorosas al aire libre.

2. Date un baño. Dirígete a la piscina de tu club y disfruta de los beneficios de la natación en verano. Utilizarás todos los grupos musculares principales a la vez, eliminando calorías a medida que aumentas el nivel de esfuerzo. ¿A quién no le encanta tener esa sensación después de nadar cuando sale al sol?

3. Gimnasio más silencioso. Con más personas ahí fuera, holgazaneando en la playa o disfrutando de las vacaciones, hay menos gente en el gimnasio. Esta es una noticia maravillosa si tu máquina favorita siempre está ocupada – y no tienes que esperar a que el compañero termine su serie de ejercicios.

4. No pierdas el rumbo. Si abandonas el gimnasio en verano, te resultará más difícil volver a tu rutina de ejercicios cuando llegue el otoño. Mantente al día con tus clases de gimnasia y con los horarios, te ayudará a sentirte mejor y lleno de energía a largo plazo.

5. Un cuerpo de playa para siempre. Te has esforzado en invierno y primavera para adelgazar, así que ¿por qué parar en verano? A medida que suban las temperaturas, te verás tonificado y bronceado y estarás listo para la playa – mucho más si acudes habitualmente al gimnasio.

6. Los beneficios de las vacaciones. Si entrenas y tienes un estilo de vida saludable, no hay nada de malo en disfrutar de los caprichos. Nadie quiere contar calorías cuando está de vacaciones, y el entrenamiento puede darte la seguridad para disfrutar de ese helado o de un cóctel junto al mar. El equilibrio es clave para la felicidad.

7. Dormir mejor. Todos sabemos lo que es sufrir noches calurosas llenas de humedad. Si te pasas la noche cambiando de lado de la almohada para sentir el frescor, ¡haz ejercicio!
Entrenar habitualmente alarga el sueño y hace que sea más profundo– hecho que te ayuda a dormir mejor durante las noches más calurosas.

8. Aumenta el metabolismo. A medida que a tu cuerpo le apetezca más agua en verano, beberás más, aumentando tu tasa metabólica y eliminando toxinas de tu cuerpo. En el gimnasio, dispondrás fácilmente de agua fría - o incluso puedes darte el capricho de un zumo refrescante, rico en nutrientes.

9. Más endorfinas. Sal del club después del entrenar y te sentirás animado gracias a todas las sustancias químicas que tu cuerpo libera en una sesión de cardio y que te hacen sentir bien. Añádele la luz del sol llena de vida a esas endorfinas liberadas y te sentirás genial.

Categoría Etiquetas