Año nuevo, nuevos comienzos.

Cómo fijarse los mejores objetivos y comprometerse con ellos.

A veces, pasamos más tiempo planeando las vacaciones que nuestra propia vida. Aunque, en el fondo, deseemos perder peso desesperadamente, aumentar nuestro nivel de energía o de confianza, muchos de nosotros no dedicamos el tiempo suficiente a planificar nuestros objetivos ni a vivir la vida como queremos.

¿Partirías en un gran viaje por la costa sin una idea definida de tu destino? No es probable. A continuación te detallamos cómo planear, fijar y alcanzar los objetivos que sueñas: para que no te encuentres en la misma posición la próxima víspera de Año Nuevo.

1.Consigue tu objetivo

Perder peso, tonificar, estar saludable, ser más feliz, tener más energía. Estos son todos los objetivos que puedes querer alcanzar. Pero para llegar a ellos, debes ser inteligente para llegar hasta ellos. ¿Y cómo llegarás allí si no sabes dónde está 'allí'? ¿Cómo medirás tu objetivo o tus metas? ¿Puedes fijar un límite de tiempo? Escríbelo todo e inmediatamente lo convertirás en algo tangible, dispondrás de una visión a largo plazo para lograr objetivos nítidos y claramente definidos.

2.Visualiza tu objetivo

Imagina la escena. Entras en tu cocina y coges un gran limón amarillo y jugoso de tu nevera. Ahora imagina como lo cortas por la mitad y lo muerdes directamente. Si has imaginado la escena correctamente, es probable que sientas la saliva en tu lengua, como si realmente hubieras probado el limón. Lo mismo sucede cuando nos imaginamos a nosotros mismos cumpliendo los objetivos positivos que fijamos en el futuro. Imagínate en tu situación ideal y dedicándote a ella para llegar allí y lo harás.

3.Vence a los objetivos

Una vez has creado una "foto global", ya sea un plan anual, quinquenal o de 10 años, deberías dividir esta meta en objetivos más pequeños y realistas. No lo olvides, la tortuga acaba ganando la carrera. Si estás tratando de perder peso, no acudirás al gimnasio de manera desenfrenada durante las próximas ocho semanas, perderás peso y luego volverás a tu rutina anterior. Crea una lista diaria de cosas por hacer que puedas comenzar ahora a trabajar para lograr tu objetivo: puede ser leer libros sobre el tema mientras desayunas, exprimirte en una sesión de 30 minutos en el gimnasio o preparar las comidas con una semana de anticipación.

4.Deja de distraerte

La parte más difícil de lograr tus objetivos es, en realidad, comenzar. Volverás a posponer el gimnasio hasta el lunes. Reducirás tu consumo de alcohol en enero, porque se acerca la Navidad. No tienes tiempo para la clase de idiomas esta noche. Pero la motivación a corto plazo es realmente la clave para alcanzar esos objetivos: la razón principal por la que fallamos en lograrlos es porque nos distraemos. La próxima vez que no tengas ganas de entrenar, hazte trampa. Dite a ti mismo que solo harás unos pocos grupos de 10 repeticiones o un entrenamiento rápido de 10 minutos. Por lo general, encontrarás una inyección de energía después del calentamiento, lo que te llevará a un entrenamiento completo. Incluso si no es así, es mejor que no hacer nada.

Categoría Etiquetas