Cambios simples para un año más saludable

Ya tenemos al año nuevo a la vuelta de la esquina!

Si eres como la mayoría de personas, puede que uno de los propósitos de este año sea mejorar tu condición física y tu salud. Sin embargo, si realmente quieres un cuerpo más fuerte, más delgado y más saludable, vas a necesitar concretar tus objetivos.

Aquí tienes algunos cambios pequeños y fáciles que puedes hacer para mejorar tu salud y tu condición física este 2017.


Encuentra un club en el que te lo pases bien

Si te cuesta ir al gimnasio, puede que no estés yendo al adecuado. Encuentra un centro de fitness como Holmes Place, especialista en fitness y con todas las comodidades, que hacen que el entrenamiento sea más agradable. Gadgets como el secador de pelo en el baño o una zona de cardio independiente puede darle valor añadido a tu experiencia de entrenamiento.


Incluye tu "rato en el gimnasio" en tu horario habitual

Una vez encuentres un club que te guste, es hora de cambiar la manera a la que te diriges al gimnasio. En lugar de tratarlo como una actividad de ocio, conviértelo en una obligación para añadir a tu calendario. Bloquea tu tiempo tal como lo harías para una reunión o una entrevista de trabajo. Si alguien te requiere para hacer algo durante tu tiempo de gimnasio, tu respuesta debe ser: "No. Lo siento, pero tengo otra obligación." Al hacer de los entrenamientos una prioridad, te estás priorizando a ti mismo - ¡y lo cierto es que mereces ser una prioridad en tu propia vida!


Prueba algo nuevo una vez a la semana

Elige un día de la semana para probar algo nuevo, ya sea una rutina de entrenamiento completamente nueva o una nueva manera de hacer sentadillas. Eso mantendrá tus entrenamientos interesantes e incluso puedes descubrir un nuevo régimen de fitness que te guste.


Ten a mano tus snacks vegetales para merendar

En el fitness tiene importancia tanto el ejercicio como también la dieta. Si quieres bajar de peso o estar fibrado, deberías evitar comer snacks azucarados ni grasos. Una manera fácil de detenerte y no caer es dejando esos snacks en casa (y en la oficina). En su lugar, cada semana compra un montón de verduras en rodajas, como zanahorias, apio y pimientos. Mantenlas a la vista en la nevera, repartidas en porciones para que puedas llegar a ellas siempre que necesites masticar algo.


Cambia al agua

¿Sigues bebiendo refrescos azucarados y tés dulces? Elimínalos de tu dieta este año. En su lugar, ponte como objetivo beber sólo agua durante el día. Toma un vaso de té, vino o zumo a la hora de cenar. Consumirás menos calorías, lo que debería conducirte a una pérdida de peso lenta y constante durante todo el año.


Sal a caminar más a menudo

Siempre que tengas la opción de ir en metro o caminar, comprométete a elegir "caminar" al menos una vez a la semana. Cada vez que hagas un extra se sumará, y después de que lo hayas hecho un par de veces, te darás cuenta de que en realidad prefieres caminar. Adopta el hábito y guarda un par de zapatos cómodos en tu bolso o debajo de tu escritorio de manera que también puedas caminar en tus pausas de trabajo.

Si este año quieres hacer grandes cambios en tu salud, necesitas empezar con pequeños cambios en tu estilo de vida. Visítanos y haz de tu entrenamiento una parte agradable de tu día a día.

Categoría Etiquetas