Cómo encontrar tu sujetador deportivo perfecto

Utilizar un buen sostén deportivo puede marcar la diferencia en tus entrenamientos y en tu cuerpo. Aquí tienes cómo encontrar el más adecuado para ti.

No subestimes el poder de los sujetadores deportivos. Apoyan nuestros pechos, previenen la flacidez y en última instancia convierten un buen entrenamiento en uno mejor.

Sin el apoyo perfecto, el promedio de una copa se mueve alrededor de cuatro centímetros y una copa D rebota de cinco a seis centímetros en todas direcciones: los pechos se mueven hacia arriba y hacia abajo, de lado a lado e incluso dentro y fuera.

En lugar de músculos duros, los senos son tejidos blandos. La piel circundante y los ligamentos de Cooper sostienen la mayor parte de la estructura del seno y gracias a la edad, la gravedad, la genética y los saltos (sin un sujetador deportivo de primera calidad), son estos ligamentos los que pueden ir cayendo.

¿La mejor manera de soportarlos? Investiga y compra un sujetador deportivo que se adapte a ti. Aquí tienes cinco cosas a tener en cuenta para ayudar a maximizar la firmeza de tus pechos y un régimen de acondicionamiento físico al mismo tiempo.


1.Evalúa las tiras.

Las tiras del sujetador deben ser planas pero no excesivamente cómodas. Utiliza dos dedos y colócalos debajo de la tira - si encajan cómodamente, está correcto. También hay una selección de tiras, que cruzan y tiran del sostén acercándolo al cuerpo o tiras anchas. Este último es el mejor para un tamaño más grande de la copa, ya que ayudan a distribuir el peso de manera más eficaz y se pueden ajustar.


2.Encuentra tu apoyo.

Probablemente pruebes un sujetador deportivo de estilo compresión o un encapsulado. Los sostenes de compresión están en desuso y se usan puntualmente para pechos más pequeños o entrenamientos de bajo impacto como el yoga. Para los pechos más grandes, los sujetadores de encapsulación son sus amigos - con copas individuales para apoyar cada pecho. Sin embargo, estos son todavía beneficiosos para todos los tamaños de mama – incluso deberías encontrar uno que mezclara ambos estilos.


3.Mide tus copas.

Las copas pueden ser de dos maneras - tus pechos pueden derramarse sobre los lados de la copa o encontrar pliegues y arrugas alrededor de las mismas copas. Si terminas con un efecto de doble pecho alrededor de la copa, vas a necesitar un tamaño mayor. Si los notas flojos en el área de la copa, terminarás con la piel irritada – disminuye una talla.


4.Siente la banda.

Asegúrate de que puedes deslizar el dedo entre la piel y la banda cómodamente para evitar el roce y la incomodidad - no deberías ser capaz de tirar más de dos centímetros y medio de tu pecho. Si sientes que necesitas una banda ligeramente más ancha, puedes mover el cierre a otro ojal. Si la banda se siente un poco suelta y necesita s moverla al último ojete para un ajuste cómodo, es mejor comprar unos con una banda más pequeña.


5.Pruébatelo.

Muévete en todas las direcciones con este sujetador, así compruebas qué pasa cuando la acción se acelera, aunque estés en el vestuario. Primero, pon los brazos sobre tu cabeza. ¿Se mueve la banda? Si es así, es demasiado grande. A continuación, trota. Asegúrate de que te van bien, las tiras no se clavan en la piel y el rebote es mínimo.


En tu club Holmes Place puedes encontrar una gran variedad de ropa deportiva para que puedas entrenar cómodamente. ¡Encuentra tu sujetador deportivo perfecto!

Categoría Etiquetas