Cómo relajarse y dar la bienvenida al otoño

¿Te encanta la energía y la luz que el verano aporta a tu vida? El sol y el calor nos animan a movernos más.

Las saludables frutas de temporada en los supermercados y en las paraditas de la calle se encuentran en todas partes y nos aprovechamos de su disponibilidad y de sus precios más bajos. La temida exposición al sol se relaciona a menudo con beneficios para la salud de muchas mujeres incluyendo la salud del corazón.

A medida que se acerca el otoño, vamos más despacio. Es natural después de la emoción de verano acoger un estilo de vida más relajado. Pero a medida que la mentalidad “soleada” se va convirtiendo en un recuerdo no podemos bajar la guardia contra el estrés. Es una lástima que no exista una pomada preventiva para aplicarnos al cuerpo - como protector solar - para disminuir el nivel de exposición al estrés.

Te sientes abrumado frente a la tensión diaria

Es complicado. Esas palabras, probablemente se podrían utilizar para describir la vida en el trabajo, el hogar y la familia de cada uno. Tenemos muchas maneras de reducir el elevado nivel de estrés diario, pero ¿qué pasa con los momentos en los que te bloqueas y tu nivel de tensión se dispara?

Lo que suele suceder es que las pequeñas cosas se van acumulando hasta que un desencadenante pone en marcha la respuesta al estrés y libera hormonas del cuerpo que te hacen ir a todo gas emocionalmente. El detonante puede ser cualquier cosa, desde llegar tarde a una reunión a algo tan poco importante como un comentario cualquiera de tu pareja. Y cuando alguien te dice que te calmes, sólo hace que empeorarlo, ya que invalida tu ira.

La ansiedad abrumadora: Elimínala

Aquí tienes cuatro consejos que puedes utilizar para recuperar rápidamente el control de tu cuerpo y de tus emociones cuando te sientas abrumado:

1. Respira

Esta es la forma más rápida para aclarar tu mente y recuperar el control. Funciona para los ataques de pánico, así como en los momentos en que te sientes abrumado; es algo que practican la mayoría de los estudiantes de yoga. Muy lentamente, inhala una larga respiración por la nariz. Concéntrate en llenar la parte baja de tus pulmones, a continuación, la parte superior de tus pulmones. Aguanta la respiración y cuenta hasta cuatro. Exhala lentamente a través de tus labios y concéntrate en la relajar tus hombros, los músculos de la cara y el abdomen.

2. Concéntrate

Puedes utilizar visualizaciones para ayudarte a desconectar del estrés de una situación actual o simplemente, dar las gracias. Suena frívolo, pero las reafirmaciones mentales positivas sobre ti mismo y sobre tu vida ayudan mucho a volver a centrarse en lo que es importante. Algunas personas dominan la auto-hipnosis y otras prácticas como la RMP, una técnica de relajación muscular progresiva.

3. Escucha

La música relajante varía en cada persona; unos consideran que una pieza clásica ayuda a relajarse. Otros utilizan el rock o el hip-hop para buscar un momento agradable. Procura tener a mano la música que te relaja para aliviar el estrés y cuando sientas la necesidad, tómate cinco minutos - sólo cinco minutos pueden ayudarte mucho – para concentrarte en tu música.

4. Muévete

Aléjate físicamente de una situación estresante y acude a un lugar donde realmente puedas moverte. Una caminata alrededor de la manzana es excelente para la salud de la mujer; mientras caminas puedes centrarte en reordenar tu mente y tus emociones. En tu interior puedes realizar una variedad de movimientos --danza, salta, agita los brazos, o incluso corre sin desplazarte. Puedes hacer este movimiento cinético para aliviar el estrés cuando lo necesites o programarlo para una pausa diaria.

Categoría Etiquetas