¿Contar calorías? Mejor esconde la calculadora...

Esconde la calculadora - aquí tienes por qué deberías dejar de contar las calorías.

Si alguien te dijera que una porción de col rizada y una rebanada de pastel contienen la misma cantidad de calorías, ¿qué elegirías? La verdad es que no todas las calorías son iguales.

Aunque contar las calorías tiene valor cuando se trata de salud y de perder peso, lo que realmente importa es la calidad de tu comida. Pero hay otras piezas cruciales en este rompecabezas para ponerlas juntas en el caso de oponerse a contar calorías. Éstas son algunas de ellos:


1.Los alimentos ricos en nutrientes (y a menudo muy calóricos) te satisfacen por más tiempo

Las calorías provenientes de los alimentos ricos en nutrientes tienen un efecto completamente diferente en el cuerpo que aquellos que contienen carbohidratos procesados o refinados. Si los alimentos llenos de nutrientes están en el top de la escala de calorías, tu cuerpo recibirá la combinación correcta de carbohidratos, nutrientes y vitaminas necesarias para mantener el hambre a raya.

Las Calorías de alta calidad que permiten una liberación de energía más lenta provienen de alimentos tales como:
• Aguacates
• Nueces
• Huevos
• Vegetales de hoja verde
• Brócoli
• Carne de pastos


2.Los alimentos sin grasa y bajos en calorías pueden llevarte a comer en exceso

En el lado opuesto de la escala, los alimentos pobres en nutrientes pueden dejarte hambriento, mentalmente nebuloso y privado del alimento que tu cuerpo necesita. Las comidas de raciones controladas para microondas son un buen ejemplo de esto. Muchas están cargadas con productos químicos e ingredientes inflamatorios que preparan el escenario ideal para padecer una serie de problemas de salud. A menudo cargadas de azúcar, estas soluciones rápidas de bajo contenido calórico pueden aumentar los niveles de azúcar en la sangre y causar un aumento de la insulina, almacenando más grasa que los alimentos nutritivos altos en calorías.


3.Contar calorías puede ser mentalmente insalubre

Contar calorías no es fácil cuando estás en una fiesta, boda, cena o cualquier tipo de evento social. Mientras que deberías disfrutar de la ocasión - y de la comida – puedes quedarte atrapado con las calorías que contiene la lasaña de tu amigo. El estado de nuestra mente juega un papel enorme en cómo nuestro cuerpo utiliza los alimentos que comemos. Si estás estresado contando constantemente las calorías de tu comida, tu digestión se ve comprometida a producir cortisol y tu cuerpo almacenará grasa como resultado.


4.A veces puede animarte comer más comida basura

Si un muffin de chocolate está dentro de tu límite de calorías, puedes tender a comer menos frutas, verduras y carne para saborear al máximo el dulce en su lugar. Contar calorías no debe ser una licencia para llenarte con alimentos indulgentes y estar bajo el consumo numérico. En su lugar, trata de cambiar los ingredientes de ciertos alimentos por algo más saludable - como el uso de aguacate en tus brownies (sustituto perfecto para la mantequilla) o cereales integrales en lugar de cereales recubiertos de azúcar. La ciencia ha demostrado que obtener tu mayor ingesta de calorías al comienzo del día también puede ayudarte a recortar tu cintura, ayudando a la actividad metabólica.

La conclusión cuando se trata de contar calorías es no hacerlo. Siempre y cuando le des a tu cuerpo los alimentos de alta calidad que requiere, con un montón de proteínas ricas en nutrientes y grasas de alimentos integrales, no necesitas un número para saber que son buenas para ti.

Categoría Etiquetas