Deja de fumar hoy mismo

Déjalo y gana: la guía al éxito del no fumador

No existe una solución única - y a menudo, cuando lo enfocas como "un problema, una solución", acabas perdiendo la lucha cuando se trata de dejar de fumar. Ten en cuenta todas las opciones, utilízalas todas y ponte en marcha para luchar contra esto. Ya sea con parches, sustitutos, practicando ejercicio, comiendo o “picando”, con apoyo médico ... si te sirve de ayuda, aprovéchalo. La adicción al tabaco es grave y probablemente la única razón por la que no te estás tratando en clínicas -como tantos otros adictos- es porque todavía es poco "aceptado socialmente".
Es un reto muy difícil como todo ex-fumador puede decirte - pero también te dirá que vale la pena.


Aprende de los demás

Tanto las historias de éxito como las fallidas pueden ayudarte. Inspírate con aquellos que han sido capaces de superar su adicción y aprender de los errores de los demás: entra en Internet, descárgate una aplicación, lee foros y únete a grupos. Uno de los errores más frecuentes es confiarse demasiado: empiezas a creer que ya puedes controlar tus hábitos y elegir fumar sólo es uno. La verdad es que lo más probable es que no puedas. Cada vez que lo haces, vuelves al mismo nivel de adicción que antes y volverás a la misma lucha, fuertes impulsos, afligiendo los antojos ... de nuevo. Así que no, ni siquiera una bocanada. No lo necesitas.


Sentirás náuseas al fumar

Todas esas repugnantes imágenes de lo que los cigarrillos pueden causar, la forma en que siempre has odiado el olor que deja en la ropa y el cabello: considera lo peor y oblígate a recordarlo cada vez que consideres fumarte un cigarrillo. Si el primer pensamiento en tu cabeza es el de un cenicero repleto de colillas y el de las repugnantes marcas amarillentas en tu dedo índice, quizás no tendrás tanta prisa para encenderte uno. Mantén la idea del asco cuando sientas las ganas- si resistes estos momentos, lo estarás haciendo bien.


Resiste las ganas

Cada impulso que tengas de fumar es como una luz que se enciende en tu cerebro y te dice que es la hora de fumar. Pero a medida que sientas esas ganas intensas, resístelas y verás que se reducen en intensidad y duración. De vez en cuando, cuando estés estresado, es probable que sientas fuertes impulsos también, pero puedes desviar tu atención a otro lado y entrenar tu capacidad de atención.


¿Y qué hay de esos kilos de más?

No es aumento de peso, sólo que estás un poco hinchado de tanto orgullo. La gente a menudo gana peso cuando dejan de fumar: no hay ninguna relación directa, pero el simple hecho de que se despierten tus sentidos hará que te aumente el apetito, sorprendiéndote con cada sabor recién descubierto, los olores y la intensidad de los alimentos. También parece que hay una gran tentación en sustituir la adicción por tentempiés que favorecen los hábitos de los gestos, manteniendo las manos y la boca interactuando como lo harías al fumar. Puedes elegir alternativas saludables para mantener la mente ocupada y compensar ese gesto perdido. Pero en caso que aumentaras algún quilo, recuerda esto: si puedes dejar de fumar, está en ti mismo superar este desafío también. También considera unirte a un Club de Holmes Place ya que te encontrarás en un ambiente completamente libre de humo, haciendo actividades y ejercicios que mejoran tu salud, manteniéndote ocupado y despejando la mente de pensamientos desagradables. En general, estarás comprometido con el nuevo estilo de vida que mereces.


Haz cosas

Es bastante sorprendente cómo puedes ganar esos minutos de fumarse un cigarrillo para hacer cosas útiles. Una vez dejes de fumar, te encontrarás más dispuesto a hacer cosas que te mantendrán ocupado durante períodos más largos y que te mantendrán el cerebro y las manos ocupadas. Las manualidades, el arte y los pasatiempos son grandes aliados, pero si sólo te sobran unos minutos, actualiza tus redes sociales, conéctate con amigos, llama a alguien o incluso ponte al día con nuestros inspiradores artículos.

Categoría Etiquetas