Entrevista especial con Sarah Jessica Parker

Icono de la pequeña pantalla cuando intentaba encontrar al compañero perfecto, ahora Sarah Jessica Parker concentra todas sus atenciones en lo que sucede cuando el matrimonio se desmorona.

En el episodio de apertura de Divorce, una noche desastrosa en la fiesta del 50 aniversario de un amigo, hace que Frances reconsidere su matrimonio con Robert, interpretado por el actor Thomas Haden Church.

Tras decidir que necesita una bocanada de aire fresco y empezar de cero, Frances le dice a su marido que tienen que separarse, lo que le lleva a Robert a preguntarle: "¿Cuándo empezó a ir todo mal?

Bueno, tal vez cuando te creció el bigote - le confiesa Frances, en un momento que resume perfectamente el tono del espectáculo.

El tema de la serie podría haber resultado pesado, pero la actriz sabía que "si queríamos hacerlo en un formato de media hora, tenía que ser divertido de alguna manera".
Divorce marca su primer regreso a HBO desde que Sex and The City, ganadora de un Globo de Oro, terminara después de seis series en 2004 (dos películas la siguieron en 2008 y en 2010). Representa el proceso frustrante, devastador, complicado y aparentemente interminable a la hora de finalizar un matrimonio.

Parker, que también se encarga de la producción ejecutiva del programa, ha estado investigando en ese sentido durante unos años.
"Tenía muchas ideas", admite, pero dado que tantos matrimonios terminan en divorcio ahora, sería fácil decir que es lo habitual. Como Parker señala: "Para las personas a las que les está pasando, no es algo normal, a menos que seas un divorciado en serie. Es duro y si hay niños involucrados, imagino que te sientes deshecho.

"Uno siente una terrible decepción consigo mismo, con su pareja y, lo que es más importante, con sus hijos, así sucede todo el tiempo, pero a la gente que le pasa, para ellos es una guerra, un combate, la trinchera. Es terrible y no importa si le sucede a todo el mundo. Para aquellos que se han amado y cuidado, debe ser traumático”.

La actriz admite que siempre ha estado interesada en cómo otras personas viven sus vidas.
"Creo que todos lo estamos, a menos que esté completamente loca", razona. "Desde que era niña, mi padre solía decirme que dejara de mirar todo el tiempo, solía decir: "Te estás haciendo una película", pero siempre me interesó la gente.

"Desde que era niña, siempre me hubiera gustado ser otra persona", señala la actriz. "No porque fuera desdichada sino porque es lo más maravilloso del mundo ser otro, pasar algunas horas, días o años siendo alguien más que ser tú mismo." Y esta peculiar y maravillosa vida paralela para mí, es fascinante".

Con ese fin, ella está interesada en explorar personajes "menos el mío o el de Carrie". "Eso es lo que me gusta y me hace vibrar por miedo, emoción y preocupación, pero creo que es necesario", añade.

No se opone a volver a Sex and The City de nuevo para ver cómo Carrie, el Sr. Big y las chicas siguen llevando.
"No creo que ninguno de nosotros haya dicho que no, no sé si con una serie o una película, eso sigue siendo una pregunta abierta y una discusión que continuará", dice Parker. Creo que siempre existirá una posibilidad”.

Categoría Etiquetas