La sudoración: ¿cuándo es demasiado y qué se puede hacer al respecto?

¿Sudas mucho? Aquí tienes cómo saber cuándo es demasiado y cómo controlarlo.

A pesar de que no siempre es bienvenido, el sudor desempeña un papel fundamental para ayudar al cuerpo a mantener una temperatura adecuada. Pero, ¿cómo podemos saber cuándo la sudoración es normal o cuando es excesiva?


¿Por qué sudan nuestros cuerpos?


La sudoración es un proceso corporal necesario que enfría nuestro cuerpo. Si nos calentamos demasiado, nuestro sistema nervioso estimula las glándulas sudoríparas que empiezan a transpirar para evitar que se sobrecaliente debido al clima cálido, al ejercicio o al esfuerzo.

Aunque nuestras glándulas sudoríparas son estimuladas habitualmente a través de la temperatura del cuerpo, también pueden ser provocadas por el estrés, la ansiedad y las hormonas. La razón por la que puedes llegar a oler después de sudar es debido a las bacterias producidas para ayudar a descomponer el sudor. Incluso tu dieta puede influir en tu sudoración - especialmente si es rica en alimentos picantes.


Sudoración: ¿qué es lo normal?


La cantidad de sudor que producimos tiene que ver con las necesidades de nuestro cuerpo. Si estás haciendo ejercicio, trabajando en un papel físicamente exigente o en un clima caliente todo el día, vas a sudar y eso es completamente normal. Algunas personas producen más sudor, otras producen menos. Incluso puedes producir sudor si estás en una situación estresante o incómoda - lo que probablemente has experimentado si has estado nerviosa por culpa de una entrevista... o en una cita incómoda.


¿Cuándo es excesiva la sudoración?


Si estás sudando mucho, todo el tiempo (y particularmente en ciertas zonas del cuerpo), puede que tengas un estado conocido como hiperhidrosis, o sudoración excesiva. Básicamente, significa que tu cuerpo está sudando mucho más de lo que necesita - como sentarte cómodamente en la mesa de la oficina.

Aunque puede resultar embarazosa, la hiperhidrosis es una afección común y no representa ninguna amenaza grave para tu salud. Afecta principalmente a las axilas, las palmas de las manos, las plantas de los pies, la cara, el pecho y las ingles.

Puede que estés sudando más de la cuenta si:

Evitas el contacto físico con otras personas debido a la autoconciencia sobre tu sudoración.

Dejas de ir al gimnasio o de tomar parte en las clases de ejercicios por temor a que aumente tu sudoración.

La sudoración está interfiriendo con tu trabajo: no puedes estrechar la mano, sostener las cosas o usar el ratón del ordenador.

Las actividades normales, como la conducción, se ven obstaculizadas por el sudor.

Tu vida se ve afectada negativamente y mucho de tu tiempo consumido es para aquellos momentos en los que debes afrontar la sudoración, o sea, si estás corriendo a casa temprano para ducharte o cambiarte de ropa con frecuencia.

Te deprimes, angustias o te retiras socialmente debido a la sudoración.


¿Cómo puedes tener el control de una sudoración excesiva?


La hiperhidrosis puede ser difícil de tratar, pero hay un montón de cambios de estilo de vida que pueden hacerte la vida más fácil.

En primer lugar, utiliza ropa suelta y transpirable y evita el alcohol y el picante, especialmente si sabes que empeora tu sudoración. Si te preocupa que la gente se dé cuenta, utiliza ropa negra o blanca puede ayudar a minimizar las ronchas de sudor.

Mantenerse hidratado durante todo el día también puede ayudarte, así como eliminar el exceso de vello de las axilas para reducir el olor corporal. Si sudas en exceso en el trabajo o durante los entrenamientos, intente atar tu cabello hacia atrás. Una cara despejada del pelo refrescará la parte de abajo del cuerpo más rápidamente -usar una banda para la cabeza también es una medida anti-sudor eficaz.

Categoría Etiquetas