Los gimnasios low cost: ¿Son una buena idea?

¿Pagar menos por afiliarse al gimnasio vale realmente la pena?

Aunque afiliarse por poco precio pueda resultar tentador, los gimnasios low cost no siempre son la mejor manera de alcanzar tus metas de salud y fitness. Pueden ofrecerte una cuota mensual que incluya una gran variedad de clases además del equipamiento que necesites, pero muchos presupuestos de gimnasios se utilizan con una mentalidad más "únete, entrena, adopta nuestro lema".

Ya seas un apasionado del fitness o te inscribas en un gimnasio exclusivo por primera vez puede ser la mayor motivación que tengas. A tu alrededor, encontrarás máquinas inmaculadas y pesas maravillosamente limpias. Los entrenadores personales están a tu disposición en todo momento para animarte, guiarte y apoyarte en tu viaje, mientras que el calendario de actividades irrumpe la escena con clases únicas e inspiradoras para probar.

Cuando se trata de afiliaciones al gimnasio, uno obtiene lo que paga. Aquí tienes por qué invertir más en un gimnasio puede ser exactamente lo que necesitas para conseguir fuerza, buena forma física y bienestar.


1.Más que un gimnasio

Vivir bien es un viaje para toda la vida. Los gimnasios de bajo presupuesto sólo se ocupan de una pequeña parte de ese viaje - el ejercicio. Espacios de lujo satisfarán todo lo que tenga que ver con tu estilo de vida, ofreciéndote una serie completa de servicios para una vida equilibrada, saludable y feliz. Desde la revitalización de terapias en el spa a la orientación nutricional de expertos, pagar más por tu gimnasio te ayuda a vivir la vida al máximo. En Holmes Place, también te ofrecemos clases de vanguardia como Airfit y Activate, muchas de ellas, exclusivas de nuestro club.


2.Un lugar feliz

Los gimnasios de gama alta se centran mucho más en la experiencia. Es un lugar donde sabes que puedes ir y ser la persona que quieres ser - y que vale la pena invertir. Con el poder de la comunidad y un equipo humano a mano para celebrar tu progreso, no sólo te inspirarán para entrenar - sino en todos los aspectos de tu vida.


3.Instalaciones resplandecientes

Desde vestuarios ultra limpios hasta equipos de última generación, la estética y el ambiente que ofrece un gimnasio de precio más alto no tiene precio. En lugar de sentirte intimidado por una amplia gama de equipos, los gimnasios de gama alta también ofrecen entrenadores personales de primera línea que dedicarán su tiempo a asegurarse de que sabes cómo utilizar cada máquina. Con una mayor oferta de servicios, también es menos probable que tengas que esperar por una máquina - un problema común en los gimnasios low cost debido a la superpoblación.


4.Un lugar para construir su visión

Cuando un gimnasio es barato, simplemente no te comprometes con ellos. Es sólo un lugar para ir a sudar. Pagar por un gimnasio de alta gama, con un equipo a mano para ayudarte a alcanzar nuevos objetivos, disfrutar de un estilo de vida saludable y, en definitiva, vivir más tiempo vale mucho más que el precio de una afiliación. Unas instalaciones relucientes y una gran variedad de clases son la guinda del pastel.

En lugar de reducir gastos con un gimnasio más barato, focaliza tu energía y presupuesto en un club que pueda ayudarte a alcanzar tus metas de vida. Si encuentras un equipo, una clase, un grupo o un espacio en el club que te haga querer entrenar más, ya vale la pena.

Categoría Etiquetas