¿Por qué estar sano es más importante que estar delgado?

Estar delgado no significa ser feliz ni saludable. Aquí tienes 4 maneras de redefinir tus objetivos de fitness y wellness:

¿Cómo quieres sentirte este verano? ¿con energía? ¿en forma? ¿Lista para hacer alarde de tu nuevo bikini? Es fácil creer que la pérdida de peso es la clave para tu bienestar. Pero adelgazar no significa ser feliz ni saludable.

Para muchos, el objetivo de cualquier ejercicio es reducir la grasa corporal, quemar calorías y bajar de peso. Aunque es cierto que éstos, son factores deseables, los beneficios de entrenar son muchos más. La actividad física también puede mejorar tu estado de ánimo, fortalecer tu corazón, reducir el riesgo de cáncer y diabetes, evitar los virus, mejorar la memoria y desintoxicar tu cuerpo.

Cuando se trata de nutrición, tiene que ver con nutrir tu cuerpo con los alimentos que comes - en lugar de privarlo. Si te focalizas en la delgadez, no podrás hacer lo mejor para tu cuerpo. Aquí tienes cinco maneras de reforzar tu dieta y estilo de vida y comenzar a trabajar hacia los objetivos correctos.


1.Escucha tu cuerpo

La llave a un cuerpo feliz y sano es comer productos frescos, estacionales tan a menudo como te sea posible. Si tienes hambre, o antojos por comida consistente, tu cuerpo te está diciendo que necesitas comer. Y si llenas tu dieta con productos integrales, no deberías sentir esos antojos - si los tienes, come más. Pasar hambre puede ayudarte a perder peso, pero no es sostenible para un estilo de vida saludable que se mantenga.


2.Elige un ejercicio que te guste

No tiene sentido practicar un ejercicio con el que no disfrutas. Puedes bajar de peso, pero no te arrimes a él - y porqué te hace sentir mal? Ya sea rebotando en un trampolín, buceando en el extremo profundo con un entrenamiento en la piscina o bailando, tu camino hacia tus objetivos de fitness, todo el mundo puede encontrar al menos una actividad con la que disfrutar. Holmes Place te ofrece las clases con los ejercicios más populares del mundo, pero si no te apetece salir de casa, puedes incluso hacer ejercicio desde tu sofá. Un ejercicio que se adapte a tu estilo de vida, probablemente se convierta en un hábito regular, manteniéndote sano y feliz a largo plazo.


3.Suprime los alimentos dietéticos

Los alimentos sin azúcar, sin grasa y sin calorías no tienen por qué ser necesariamente buenos para ti. De hecho, la mayoría de estos alimentos de la dieta son envasados con productos químicos, edulcorantes artificiales y aceites hidrogenados para compensar la pérdida de sabor. No saben tan ricos como la comida real y ciertamente no contienen las propiedades nutricionales que necesitas para mantenerte sano, en forma y sin que pases hambre. Para una dosis extra de nutrientes, prueba de consumir superalimentos como la quinoa, los boniatos y los arándanos en tu dieta. No querrás volver a esas comidas de dieta de microondas de nuevo.


4.No te extralimites

Moderarte, no privarte. Esta es la clave para encontrar un estilo de vida feliz y saludable - y eso significa que, a veces, puede tener un pastel y comerlo. En el momento en que te digas a ti mismo que no puedes tener una cookie, esa cookie será tu fijación. Soñarás con la galleta hasta que finalmente caigas y comas demasiadas. ¿Qué pasa después? Te sentirás derrotado y empezarás a pensar que ser saludable es demasiado difícil. En lugar de eliminar todas las golosinas o comida basura, consume alimentos integrales el 80% de las veces y a continuación, disfruta de un merecido capricho de vez en cuando. Al final, la mejor manera de disfrutar de las golosinas dulces que tanto te gustan y perder peso es hacer alternativas saludables - como cambiar el azúcar por la miel o el chocolate por el cacao.

Categoría Etiquetas