¿Por qué favorecen los entrenamientos de invierno?

Manos arriba, quién quiere dejar la comodidad de esa gruesa manta y esa enorme taza para té en los meses más fríos?

Es evidente que no es fácil encontrar la motivación para hacer ejercicio en el exterior cuando la temperatura disminuye, pero hacerlo realmente puede ser muy beneficioso. Tápate para mantenerte a una temperatura saludable y adéntrate en el frío - aquí tienes por qué vale la pena:


1.Quemas más calorías

Sólo estremeciéndote ya quemas calorías, así que cuando haces ejercicio en un clima helado, tu cuerpo está esforzándose para regular tu temperatura en un clima más frío. Hay varios tipos de grasa en tu cuerpo a las que el frío afecta de manera diferente: blanca, marrón y con sombras en el medio. La grasa blanca es grasa corporal no deseada, mientras que la grasa marrón es el tejido metabólico que quema calorías. Los científicos han encontrado pruebas que sugieren que exponer nuestros cuerpos a temperaturas invernales puede convertir esa grasa blanca problemática en marrón.


2.Harás que tu corazón sea más feliz

Cuando tienes frío, tu corazón trabaja más duro para distribuir la sangre alrededor de tu cuerpo. Siempre y cuando practiques un ejercicio saludable y regular, esta resistencia cardio puede fortalecer tu corazón - dándole a tu cuerpo mejores niveles de resistencia cuando entrenes en el futuro.


3.Aumentará tu bienestar emocional

Piensa en un paseo en el parque, con aire fresco y frías nevadas. Es refrescante, estimulante y reduce por completo el estrés. Entrenar con los elementos, especialmente cuando el sol de invierno está brillando, puede ayudarte a evitar el trastorno afectivo estacional (SAD), que es un tipo de depresión vinculada a los meses más oscuros, más fríos. A medida que tu cuerpo trabaja para calentarse, tus niveles de endorfina comienzan a aumentar, dejándote más feliz y más ligero después del ejercicio frío.


4.Te convertirás en un profesional del calentamiento

No hay nada como un día helado de invierno para conseguir una buena técnica de calentamiento. Un calentamiento adecuado te ayudará a conseguir un cuerpo suelto y flexible, no sólo manteniéndolo caliente, sino previniendo torceduras dolorosas o esguinces. Marcha en el acto, salta durante unos minutos para que tu corazón bombee la sangre a los músculos.

¿Estás pensando en un entrenamiento del invierno? No hay nada como ese resplandor rosado en tus mejillas producto de una explosión intensa debida al aire frío, pero es importante que estés seguro cuando vayas al aire libre. Aquí tienes algunos consejos simples para que tengas en cuenta cuando hagas ejercicio en época de frío:

Mantente hidratado. Tu cuerpo suda en climas más bajos; sólo que el sudor se libera más rápido en el aire frío y seco. Bebe mucha agua antes, durante y después de tu rutina de invierno - no esperes a tener sed.

Tápate. Nunca corras con esa chaqueta grande de invierno. En su lugar, utiliza capas sueltas y ligeras para atrapar el aire caliente en su interior. Cada capa debe estar hecha de una tela sintética para absorber la humedad lejos de tu cuerpo; la siguiente debe ser aislante (la lana y los polares son mejores que el algodón a la hora de mantener el calor en el cuerpo) y la capa superior debe ser impermeable a prueba de viento.

Cubre tus extremidades. No dejes que te entre el frío- cubre tus manos y orejas con un sombrero y guantes. Si tu piel comienza a sentir dolor o entumecimiento, especialmente tu nariz y barbilla, es mejor que des la vuelta.

Categoría Etiquetas