¿Qué deporte es mejor para tu hijo/a?

Aquí tienes las 3 actividades que tus niños deberían hacer este año escolar.

Los deportes son fundamentales para los niños. Al hacerlos activos a una edad temprana, allanarás el camino en lo que se refiere a hábitos saludables a lo largo de su vida. Aparte de ser divertido, los deportes enseñan a los niños la importancia del trabajo en equipo - y si son parte de un equipo o clase – y también un sentimiento de pertenencia. El ejercicio puede ayudar a los niños a concentrarse en la escuela así como ayudarles a dormir por la noche (una gran noticia para los padres).

Con el fin de aprovechar los beneficios de los deportes para los niños, es crucial que les guste la actividad en la que están participando, por lo que ir variando es fundamental en su viaje activo a la edad adulta. Todos los niños no tienen porqué tener ganas de hacer deporte, pero seguro que estas tres actividades promueven el deseo de los jóvenes a moverse:


Para la condición física y la concentración: Artes marciales

Comprueba como tu pequeño se convierte en un karateka este año escolar y también verás cómo se beneficiará en otros aspectos de la vida. La competitividad de los niños a menudo ocasiona problemas con la autoestima, el autocontrol y la agresión desplazada. Del karate al kung fu y del judo al taekwondo, las artes marciales no son sólo un deporte físico, sino algo que proporciona enseñanzas tanto para la mente como para las emociones. Una clase habitual comenzará con calentamientos con saltos, flexiones y estiramientos, seguidos por los movimientos musculares de las artes marciales. Podrán concentrarse mejor, aprender a respetar a los demás y a dominar el arte de defenderse con técnicas inteligentes. Su progreso estará marcado con el sistema del cinturón - la sensación de logro en la cara de tu hijo cuando llega a un nivel superior no tiene precio.


Para la fuerza y la seguridad: Natación

Todos los niños deberían tener la oportunidad de aprender a nadar - la razón número uno es que es el único deporte que refuerza una habilidad para salvar vidas. Los beneficios de la natación para los niños son infinitos. Una sesión de piscina se ocupa de todos los músculos del cuerpo y es una actividad aeróbica fantástica para obtener el bombeo del corazón de tu hijo. Los padres de los niños propensos a los accidentes estarán encantados de saber que con la natación es menos probable que sufran lesiones, gracias a su naturaleza de bajo impacto - una cosa menos por la qué preocuparse. El nivel de confianza en la vigilancia se eleva mientras la natación de tu pequeño delfín gana fuerza, desde nadar toda una piscina hasta zambullirse al fondo de la piscina para buscar los juguetes.


Para socializarse y la expresión personal: Baile

Tu hijo nació para bailar. Antes que aprendamos a hablar, respondemos al ritmo y al tempo de la música - la ciencia sugiere que los niños sonreían más cuando se movían por el ritmo. No hay mejor manera de canalizar la energía ilimitada que tienen los niños que darles la oportunidad de bailar. Además de mejorar la flexibilidad, la amplitud de movimiento, la resistencia y la fuerza, las clases de baile le dan a tus pequeños danzarines el marco perfecto para la autoexpresión. Las clases de danza son maravillosas para que tu hijo mejore sus habilidades de socialización y comunicación - es imposible no hacer nuevos amigos con un grupo de danza alegre. En el caso de los niños tímidos, también puede ayudarles a aliviar sus temores de socializarse y actuar delante de la gente.

Categoría Etiquetas