¿Qué puedes conseguir con un club de fitness que no puedas tener con un gimnasio normal?

Cuando empiezas a buscar espacios para entrenar, encontrarás dos clases principalmente: los clubs de fitness y los gimnasios. Pero, ¿cuál es el mejor?

Has tomado la decisión de unirte al gimnasio, pero ¿cuál es la mejor opción para ti, club de fitness o un gimnasio estándar? El coste, el tipo de afiliación y los horarios de apertura son factores que influyen en esta decisión, pero al final del día, ir al gimnasio adecuado, tiene que ver más con las instalaciones.

Lo que ganas si te unes a un club de fitness en comparación con un gimnasio normal obviamente cambia, pero ¿cuáles son los principales beneficios y ventajas de registrarte en un establecimiento más completo?

Únete a la clase

Para algunos, la parte más desalentadora de ir a un gimnasio normal es estar allí y tener que entrenar por su cuenta. Ir solo al gimnasio necesita de una gran cantidad de confianza y de motivación para realmente esforzarte para llegar al límite. Con un club de fitness, existen clases diarias y semanales a las que los socios pueden inscribirse para que no tengan que entrenar solos. Desde el spinning y el yoga hasta zumba y los circuitos, seguro que encuentras una clase en la que quieras participar y te sientes parte de un grupo que quiere ponerse en forma y estar activo. Y lo mejor es que normalmente están incluidas dentro de la tarifa de socio.

Entrenamiento personal para ti

Como ya hemos dicho antes, si no tienes confianza en tu propia capacidad para ir al gimnasio, puede convertirse en algo desagradable. Pero con un club de fitness, no tienes que sentirte intimidado si no sabes realmente lo que estás haciendo en el gimnasio, gracias a los entrenadores personales. Un miembro del personal del club puede hablarte de todo el equipo y proporcionarte planes de entrenamiento para que puedas obtener exactamente lo que quieras de tus entrenamientos de gimnasia. Además, contarás con una figura con conocimiento y experimentada para apoyarte y motivarte durante tu sesión.

Darse un baño

Tendrías que buscar mucho para encontrar un gimnasio normal con piscina. Fuera de las cintas para correr y las mancuernas, la natación es un ejercicio efectivo para esculpir el cuerpo. Una hora de natación puede llegar a quemar 500 calorías, además de ayudar a tonificar los músculos abdominales, glúteos, cuádriceps y oblicuos. Este ejercicio de bajo impacto trabaja tu cuerpo de una manera diferente al cardio y las pesas, lo que significa que las posibilidades de lesionarse se reducen y aumentas la flexibilidad.

Todas las ventajas ocultas

Te encontrarás bastante limitado a las mismas máquinas de ejercicio si vas a un gimnasio normal mientras que los clubs de fitness tienen una amplia gama de instalaciones para satisfacer todas las necesidades deportivas. Algunos clubes a menudo ofrecen pistas para deportes con raqueta como el squash, tenis y bádminton así como actividades más exclusivas como la cama elástica y salas exclusivamente para las bicicletas de spinning. Con todos estos extras a tu disposición, podrás realizar un entrenamiento cardiovascular y muscular completo en el club de fitness.

No todo es hacer ejercicio

Ir al gimnasio no debería terminar al finalizar tu entrenamiento. Tu cuerpo ha estado sometido a estrés y tensión durante la sesión, por lo que relajarse después es la clave. Los clubs de fitness ofrecen instalaciones con spa a sus miembros, lo que significa que una vez que hayas terminado en el gimnasio, puedes sentarte, descansar y limpiar tus poros en la sala de vapor, sauna y jacuzzi.

Categoría Etiquetas