Si amas a tu cuerpo, ¿necesitas cambiar algo este 2017?

¿Realmente necesitas perder peso este 2017? Prueba con estos saludables propósitos de año nuevo en su lugar.

Ya tenemos esta época del año sobre nosotros una vez más - toda la mentalidad del "Año nuevo, vida nueva" en la que nos centramos en nuestras debilidades y en cosas que debemos mejorar de cara al próximo año.

Según los estudios, el propósito más común del año nuevo es perder peso. Pero esto no siempre es realista - de hecho, sólo el 8% de las personas logra realmente sus propósitos de Año Nuevo.

Si eres feliz con tu cuerpo, ¿realmente necesitas establecer objetivos para peso el próximo año? Hay otras resoluciones alternativas con el fin de mejorar este 2017 - prueba algunas de estos propósitos saludables.


1.Reduce el estrés

La vida moderna está llena de factores desencadenantes del estrés: largas horas de trabajo, falta de sueño y mala alimentación. Y aunque un poco de estrés es parte de la vida y no nos hará daño, el estrés crónico puede aumentar el riesgo de muchas condiciones negativas: insomnio, depresión, obesidad y enfermedades del corazón, entre otras afecciones.
La meditación y el yoga pueden ser extremadamente beneficiosos para reducir los efectos del estrés – respirar profundamente ha demostrado que disminuye los niveles de cortisol (la hormona del estrés) y provoca que disminuya la presión arterial.


2.Pasa más tiempo con tus amigos

Los amigos pueden ayudar a que tu vida dure más tiempo - la ciencia lo dice. Un estudio reciente encontró que las personas con una gran red de amigos sobrevivían a aquellos con menos amigos en más del 20%.
Esto puede deberse a que los amigos ayudan a evitar la depresión, a hacer que te sientas bien contigo mismo y te ofrecen apoyo cuando los tiempos son difíciles. ¿Algo que puedes hacer para mejorar tu vida en enero? Llama a ese viejo amigo que no has visto últimamente para tomar un café. Queda para comer con las chicas de tu clase de yoga. Tu cuerpo te lo agradecerá.


3.Reduce el consumo de alcohol

Beber demasiado afecta al cerebro y al cuerpo - aumentando el riesgo de depresión, pérdida de memoria, enfermedad hepática y cardíaca y de padecer cáncer. Las nuevas pautas de alcohol sugieren que no hay un límite seguro para el consumo de alcohol, lo que sugiere que incluso la bebida ocasional semanal puede aumentar el riesgo de enfermedades como el cáncer de intestino. Esto no significa que no puedas disfrutar de una copa de vino - simplemente toma medidas para asegurarte de que haya días a la semana en los que no bebas para que tu hígado pueda reparar los daños relacionados con el alcohol.


4.Come poco y a menudo

No esperes hasta el nuevo año para introducir mejores hábitos alimenticios. En su lugar, haz de estos hábitos una parte de tu vida cotidiana. Asegúrate de desayunar todos los días y bebe mucha agua (por lo menos de seis a ocho vasos al día), puede ser un buen comienzo - pero una de las mejores cosas que puedes hacer es comer poco y regularmente.
¿Por qué? Cuando llevas más de tres horas sin comer, la hormona del estrés, el cortisol, comienza a subir, señal para el cuerpo para comenzar a almacenar grasa en la región abdominal. Las personas que se saltan las comidas tienen los niveles de cortisol más elevados.




Categoría Etiquetas