Súper alimento en el punto de mira: Las nueces

La nuez, pequeña y de forma única, ha sido parte de nuestra dieta desde hace miles de años. Habitualmente se recogen en diciembre aunque hay todo el año. Te contaremos que hay de maravilloso en este fruto seco.

Rica en ácidos grasos omega 3, cobre y manganeso, las nueces son un súper alimento delicioso que puede reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer, ayudar a prevenir enfermedades del corazón y a mantener un cerebro sano. También son ricas en una forma insólita en vitamina E (gama tocoferol) que proporciona muchos beneficios para proteger al corazón.

Parte de la familia de frutos secos, comer tres nueces (completas) al día puede traerte grandes beneficios para la salud.

Al ser alta en calorías su consumo no debe exceder la cantidad recomendada para un plan de alimentación equilibrado y debe complementar una dieta saludable. Mejor consumirla entera, hay muchas recetas que incluyen este delicioso sabor a nuez. Para tener un sustituto saludable y sabroso para untar en pan o galletas, esta es nuestra sugerencia picante y sabrosa, de una receta firmada por Stacey de goodnessis.com.

Pasta de nueces con pimientos rojos asados

Salen unas 2 tazas

He estado buscando otra salsa sabrosa que no sea el humus o el guacamole habitual que ofrecemos tan a menudo aquí y una que satisfaga el paladar de los jóvenes adultos. El pimiento asado le da un dulzor diferente y las nueces y el pan tostado equilibran ese punto dulce. Se sirve como aderezo para untar en los sándwiches o para una base de pizza.

Receta inspirada en 101 cookbooks – Heidi Swanson.

Ingredientes:

  • 3 pimientos rojos medianos (me gusta usar los pimientos alargados - los encuentro más dulces y sabrosos que el pimiento morrón)
  • 3/4 taza de nueces
  • 1/4 taza migas de pan integral
  • 1/2 cucharadita de chile rojo cortado muy finito
  • 1/2 cucharadita de semillas de comino entero
  • 1/4 taza de aceite de oliva extra / virgen y más para servir
  • 2 cucharadas de miel \ melaza de granada
  • 1/4 taza pasta de tomate
  • 1/2 cucharadita de sal de roca de grano fino

Receta:

Pre - calentar el horno a 410F / 210C

Coloca los pimientos enteros en una bandeja para hornear forrada. Ásalos, hasta que la piel se haya carbonizado y arrugado, de 50 a 60 minutos.

Mientras que el pimiento se asa, colocar unas rebanadas de pan de masa fermentada en el horno y tuéstalas hasta que estén crujientes, aproximadamente unos 20 minutos, coloca las nueces en el horno y tuéstalas durante 5 minutos. Retira y déjalo enfriar.

Cuando los pimientos estén listos, retíralos del horno y agarra la bandeja por las esquinas y envuelve los pimientos (usa una toalla de cocina para ayudarte si están demasiado calientes). El vapor hará que la piel se despegue más fácilmente.

Enfríalos hasta que puedas manipularlos, unos 15 minutos, después retira la piel, las semillas y los tallos. Mantén el líquido de los pimientos para agregarlo al robot de cocina. Resérvalo.

Cuece en seco las semillas de comino en una sartén pequeña, cuando estén ligeramente tostadas, apaga el fuego y molerlas hasta obtener un polvo con un mortero y una mano de mortero. Déjalas a un lado.

Con un robot de cocina con una hoja en forma de s, procesa las migas de pan, cuando tengas una mezcla molida gruesa, mide 1/4 de taza y regresa al robot, agrega el chile y las nueces y procésalo hasta que se trituren las nueces.

Añade las semillas de comino, el aceite de oliva, la miel, la pasta de tomate, la sal y los pimientos pelados con su líquido, procésalo hasta que todo esté bien mezclado y tenga una consistencia suave.

Decorar con hojas de albahaca, nueces adicionales y rocíalo con aceite de oliva. Sírvelo con galletas frescas, pan tostado o con chapati recién hecho y una ensalada verde.

Categoría Etiquetas