¿Tu hijo es víctima del bullying?

Descubre algunas técnicas para aumentar la confianza y la autoestima de tus hijos, como estrategias de autodefensa.

El acoso escolar puede afectar seriamente la vida de un niño. Los efectos físicos, mentales y emocionales de otros niños pueden hacer que tu hijo o hija se sienta vulnerable, asustado e intimidado, algo que ningún padre desea. Pero la peor parte es que no vas a estar a la hora del patio de la escuela para proteger a tu hijo de los acosadores, hecho que también puede afectarte.

Si tu hijo te ha confesado que está sufriendo acoso escolar, el primer paso es conseguir que la escuela tome conciencia. Sin embargo, para proteger a tu hijo, matricularle en clases de defensa personal es una gran manera no solo de ayudarle a madurar cuidando de sí mismos, sino también de ayudarle a aumentar su confianza y autoestima.

¿Qué clases de autodefensa son adecuadas para los niños y niñas?

Si tu hijo está preocupado por su seguridad dentro y fuera de la escuela, asistir a clases de defensa personal puede conferirle habilidades que pueden ayudarle en un momento de necesidad. Pero con tantas clases distintas, ¿a cuál deberías inscribir a tu hijo?

Boxeo: la más conocida de todos los formatos de autodefensa. Este es un deporte de combate que requiere de una gran capacidad y habilidad para dar golpes, así como de resistencia y concentración. Es una buena opción para ayudar a tu hijo a aprender cómo protegerse, si es necesario.

Muay Thai: aunque el Muay Thai busca impresionar al adversario, también enseña a los alumnos a inmovilizar y agarrar al otro, hecho que puede convertirse en un activo valioso si el acosador intenta atacarte. Con el muay thai hay mucho bloqueo, evasión y desestabilización al oponente y permite que tu hijo aplaque cualquier potencial situación.

Judo: un deporte de combate basado en una disciplina física, mental y moral. Utiliza el agarre y el derribo como su mayor forma de defensa. El objetivo es tirar a tu oponente al suelo e inmovilizarlo.

Llevar a tu hijo a clases de autodefensa puede parecer un agravante frente a cualquier potencial acoso; después de todo, no deberíamos combatir el fuego con fuego. Pero existen muchos más aspectos sobre cómo estas sesiones podrían ayudar a tu hijo a superar el miedo y el pánico causados por el acoso escolar. Aquí tienes algunos puntos fundamentales:

Mejora la autoestima

El acoso escolar puede producir un daño enorme en el bienestar mental de un niño, así como en su autoestima. Es posible que comience a cuestionarse por qué los demás le molestan, qué les pasa y por qué se diferencia del resto... Para ayudar a reconstruir su autoestima, realizar ejercicio puede hacer que tu hijo se sienta mejor con él mismo a través de la pérdida de peso, la aptitud física o el aprendizaje de una nueva habilidad. Este es el primer paso para ayudar a vencer a los agresores, aprendiendo a amarse de nuevo.

Fomentar la confianza

El aumento de autoestima será seguido por un aumento de confianza de tu hijo en todos los aspectos de la vida. Una vez que se sienten mejor físicamente y mentalmente a través de la práctica de ejercicio, se sienten más abiertos a la hora de discutir los problemas en cuestión contigo, sus padres, en lugar de reprimirse tras una actitud tímida e introvertida. Una vez tengan la confianza suficiente para hablar del acoso al que han sido sometidos, pueden comenzar a dar los pasos adecuados para ponerle fin al comportamiento ofensivo.

Interactuar con nuevas personas a través de clases y actividades

Sufrir acoso escolar puede hacer sentir a tu hijo solo y aislado. Animarlo a formar parte de las sesiones grupales o actividades le permitirá salir de su caparazón. Les da la oportunidad de mezclarse con niños nuevos fuera del entorno escolar que desconocen cualquier intimidación y no los juzgarán de inmediato. Un elemento que puede ayudar a aumentar su confianza y autoestima es unirse a las clases de autodefensa, que les permitirá comprometerse socialmente con caras nuevas, para que puedan olvidar las preocupaciones que les generan los agresores.

Categoría Etiquetas