3 recetas increíbles para el desayuno

¡Un día delicioso empieza así!

Existe una buena razón por la cual la gente dice que el desayuno es la comida más importante del día. En pocas palabras, lo es. El desayuno no solo pone en marcha tu metabolismo durante el día, sino que establece las pautas de una alimentación saludable para afrontar el trabajo o las clases. Si bien una alimentación saludable por la mañana puede ayudarte a sentirte satisfecho, no todos los alimentos del desayuno son iguales. Por lo tanto, elimina los cereales azucarados a favor de estos desayunos nutritivos que te limpiarán. te desintoxicarán y te mantendrán con energía, satisfecho y listo para conquistar el día que te espera.

Estas recetas para el desayuno de Stacey de Goodnessis te proponen un parón en la rutina y una serie de alternativas naturales que mejorarán tu día.

¡Disfrútalo!


Manzana rallada con salsa tahini

Ingredientes:

1 manzana grande
El zumo de un limón fresco
1 cucharadita de bayas de goji, semillas de girasol y calabaza (puestas a remojar durante la noche)
1 cucharada de linaza molida

Salsa tahini

1 cucharada de tahini
2 cucharadas de agua
½ cucharadita de miel / jarabe de arce
¼ cucharadita de canela

Preparación:

Escurre las bayas y las semillas, resérvalas.
Ralla una manzana con piel con el rallador. Mézclala inmediatamente con el zumo de limón para que no se ponga marrón.
Espolvorea las semillas de lino molidas, las bayas de goji y las semillas.
En un bol pequeño, mézclalo con la salsa tahini añadiéndole agua hasta que logres la consistencia requerida. Viértelo sobre la avena de manzana y sírvelo inmediatamente.


Bol de Avena y Chía

Ingredientes:

½ taza de avena o de cualquier otro cereal integral
1½ taza de leche de nuez
Unas gotas de zumo de limón recién exprimido
4 cucharadas de semillas de chía
2 cucharadas de girasol, semillas de calabaza y bayas de goji (puestas a remojar durante la noche).
2 cucharadas de semillas de lino molidas

Sírvelo con una mezcla de lo siguiente:

Yogur o leche de nuez según tu elección
1 mango, 1 manzana, 1 plátano, cortado a trocitos y 1 taza de arándanos frescos y frambuesas (cambia las frutas según lo que esté disponible por temporada).
Un puñado de granola cruda, dátiles o pasas
Un poco de miel, salsa de fresa o jarabe de arce
Hojas de menta fresca del jardín

Preparación:

En un recipiente o bol pequeño, mezcla la avena, la leche, el zumo de limón y las semillas de chía. Tápalo y resérvalo unos 30 minutos o ponlo en la nevera de 8 a 12 horas. Se mantendrá 4 días en la nevera.
Dejar en remojo toda la noche con agua filtrada, 2 cucharadas de semillas de girasol, calabaza y bayas de goji.
Al día siguiente, escurre las semillas y las bayas y añádeselas a la mezcla de avena y chía, espolvoreando por encima las semillas de lino molidas y mézclalo bien.
Añade yogurt o más leche de nueces, dependiendo de la consistencia que desees obtener. Prefiero que mi mezcla con chía esté en el medio, si prefieres que esté más líquida, aumenta la cantidad de leche de nueces.
Corta la fruta que hayas elegido.
Añade unas cucharadas de la mezcla de avena y chía en el fondo de cada bol. Y añádele una capa de alguna fruta, otra capa de la mezcla de avena y chía, fruta, y así sucesivamente. Espolvorea por encima la granola cruda, el coco tostado, la salsa de fresas, la miel, la granola, las hojas de menta fresca o cualquier otro ingrediente que quieras.
Busca un poco de sol y disfruta.


Superalimento Avena Templada

Ingredientes:

¾ taza de avena normal
¼ cucharadita de canela
2 cucharadas de bayas de goji
2 tazas de agua filtrada
Una pizca de sal
½ taza de arándanos frescos/congelados
2-4 cucharadas de semillas de chía puestas a remojar toda la noche
2 cucharadas de semillas de lino molidas
Leche de nuez
Frambuesas frescas, fresas o arándanos

Preparación:

En un bol pequeño o en un recipiente con tapa, añade ¼ taza de semillas de chía y 1 taza de leche de nuez.
Mézclalo bien para asegurarte de que las semillas de chía se distribuyen uniformemente. Déjalo reposar durante 20 minutos, mézclalo de nuevo y utilízalo inmediatamente o tápalo y guárdalo en la nevera.
En una cazuela pequeña, mezcla la avena, la canela, las bayas de goji, el agua y la sal. Cúbrelo y remójalo toda la noche (o de 8 a 12 horas). Por la mañana, hierve la mezcla de avena a fuego alto. Mézclalo, tápalo, reduce el fuego a fuego lento y cocínalo durante 10 minutos, mezclándolo de una a dos veces.
Añade los arándanos y déjalo otro minuto o hasta que se calienten. Retíralo del fuego y añade 2 cucharadas de semillas de chía. Divide la mezcla en dos tazones y cubre cada tazón con 1 cucharada de semillas de linaza molida, un chorro generoso de leche de nueces y bayas frescas.

Categoría Etiqueta