¿Realmente necesitas una dieta sin gluten?

¿Por qué todo el mundo está tan paranoico por culpa del gluten?

El gluten. Una inofensiva proteína que se encuentra en el trigo y otros granos se ha convertido hoy en día en una palabra sinónimo de alimentos sucios, poco naturales o que engordan. Pero ¿por qué estamos convirtiendo al gluten en nuestro nuevo enemigo de la dieta y hasta qué punto es necesario?

El pan, los pasteles, los huevos de Pascua o los nuggets de pollo: se estima que el mercado global de alimentos sin gluten alcanzará los 7.59 billones de dólares en el año 2020, con un crecimiento más rápido en Europa. Existen restaurantes donde no se permite el gluten en el momento en el que cruzas la puerta. Incluso puedes irte de vacaciones sin gluten.

Hace tiempo, estos alimentos sin gluten fueron una necesidad para 1 de cada 100 personas con la enfermedad celíaca, un trastorno autoinmune que destruye prácticamente el tracto intestinal cuando se consume gluten. Esta enfermedad conduce a la mala absorción de nutrientes, lo que aumenta el riesgo de osteoporosis, infertilidad e incluso cánceres. A veces, eliminar el gluten no detiene el problema de las personas con enfermedad celíaca: entre el dos y el cinco por ciento de los celíacos tienen enfermedad celíaca refractaria, donde el intestino está tan dañado por el gluten que ya no responden ni a dietas sin gluten.

Pero el ser humano ha estado consumiendo gluten durante siglos. Está compuesto por dos grupos de proteínas: la gliadina y la glutenina, que se combinan cuando se mezcla la harina y el agua formándose una masa pegajosa. Hoy en día, sin embargo, una dieta sin gluten se ha convertido en una opción de estilo de vida "saludable" para muchos: perder peso, reducir la fatiga y la hinchazón, e incluso curar el autismo, sobre una base poco sólida y demasiada cobertura mediática.

Un profesor de medicina de Harvard, el Dr. Daniel A. Leffler, se manifiesta contrario a una dieta sin gluten, si no eres celíaco ni intolerante. Afirma: "Las personas que son sensibles al gluten pueden sentirse mejor, pero un porcentaje más grande no va a obtener ningún beneficio significativo con esta práctica. Simplemente perderán su dinero, porque estos productos son caros ".


5 pasos para comer sin gluten correctamente:

1. Pide hora con tu médico de cabecera. Háblale de tus síntomas y solicítale un análisis de sangre. Controlará la severidad de tus anticuerpos cuando el gluten está presente. Si existen indicadores elevados, tu médico te solicitará una endoscopia para examinar tu tracto intestinal.

2. No dejes de consumir gluten hasta que te hayas sometido a esas pruebas. Eliminar el gluten de tu dieta puede conllevar la no detección del mismo en tus exámenes médicos, si realmente tienes una intolerancia o la enfermedad celíaca.

3. Cuando tengas un diagnóstico médico, investiga. Averigua qué alimentos puedes o no puedes comer, no solo el pan, la pasta o las pizzas, sino también cualquier fuente oculta de gluten que puede encontrarse en todo, desde los cubitos de caldo hasta la barra de labios.

4. Muévete en un entorno sin gluten. El gluten se pega, lo cual significa que las ollas, sartenes y bandejas para el horno con las que has cocinado o horneado en el pasado deberían reemplazarse por otras nuevas. Asegúrate de que los utensilios de tu cocina sin gluten se limpian con un estropajo por separado, a menos que tengas un lavaplatos.

5. Habla con tu familia, amigos, compañeros de casa y colegas. Como ya hemos dicho, la gente está confundidas con el gluten y su intolerancia o enfermedad puede malinterpretarse como una moda pasajera de la salud. Infórmales que tus alimentos deben mantenerse alejados de los suyos para evitar la contaminación cruzada: no utilices su mantequilla para tostadas con gluten ni el mismo escurridor para tu pasta sin gluten que el de la pasta normal. Incluso el detalle más insignificante puede causar una reacción en un celíaco.

Categoría Etiqueta